recogidaselectiva.com.

recogidaselectiva.com.

El mercurio y su peligro en la alimentación marina

El mercurio y su peligro en la alimentación marina

El mercurio y su peligro en la alimentación marina

La contaminación de los océanos es uno de los grandes problemas a nivel mundial. Y una de las mayores amenazas para la vida marina es la presencia de mercurio en su cadena alimentaria. El mercurio es un elemento químico tóxico que puede tener graves efectos en la salud humana. En este artículo, vamos a profundizar en el tema de la contaminación por mercurio en los océanos y su efecto en la alimentación marina.

¿Qué es el mercurio y cómo llega al mar?

El mercurio es un metal líquido a temperatura ambiente, es muy volátil y tiene una alta toxicidad. Es utilizado en diversas industrias, incluyendo la minería, la producción de energía, la fabricación de productos electrónicos y en el sector de la salud. Sin embargo, la principal fuente de mercurio en los océanos es la actividad humana. Las emisiones de mercurio en el aire pueden caer en los océanos cuando llueve.

La actividad de la minería de oro es una de las principales fuentes de emisiones de mercurio. El mercurio es utilizado para extraer el oro de la tierra, y luego se libera en forma de vapor en el aire. También se encuentran emisiones de mercurio en la quema de combustibles fósiles utilizados en la producción de energía eléctrica. Además, el mercurio se utiliza en algunos productos de consumo, como baterías y termómetros, los cuales pueden terminar en los océanos.

Efectos del mercurio en la vida marina

Una vez que el mercurio llega al mar, puede ser absorbido por los organismos vivos, especialmente por los peces. El mercurio se acumula en los tejidos de los animales, por lo que los peces más grandes y longevos, como el atún y el pez espada, tienen mayores cantidades de mercurio en sus cuerpos.

El mercurio es muy perjudicial para la salud de los peces. Puede causar daño en el sistema nervioso, el sistema cardiovascular y en la reproducción. Además, la exposición prolongada al mercurio puede afectar a la supervivencia y al crecimiento de los peces.

El consumo de pescado contaminado con mercurio puede tener efectos negativos en la salud humana. El mercurio es un neurotóxico que puede afectar al desarrollo cognitivo en el feto y el niño pequeño. También puede causar efectos negativos en la salud de los adultos, como problemas de memoria, temblores y problemas de visión.

La regulación del mercurio en la alimentación marina

Dada la gravedad del problema, diversas organizaciones internacionales han establecido regulaciones para limitar la presencia de mercurio en los océanos. Entre ellas, está la Convención de Minamata sobre el Mercurio, que establece medidas para la reducción del mercurio en el medio ambiente.

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) cuenta con una política de recomendaciones para las mujeres embarazadas y quienes estén en periodo de lactancia. Recomiendan evitar el consumo de algunos productos de pescado con alto contenido de mercurio, como el atún y el pez espada. También establecen límites a los niveles de mercurio en otros productos de pescado.

Además, es importante que las personas que consumen pescado con regularidad tomen medidas de precaución para reducir su exposición al mercurio. Estas medidas incluyen elegir pescado con bajos niveles de mercurio, evitar el consumo excesivo de pescado y retirar la piel y las partes grasas del pescado antes de cocinarlo.

Alternativas a la pesca tradicional

Otra solución para reducir la presencia de mercurio en los océanos es el fomento de la pesca sostenible y la promoción de alternativas a la pesca tradicional. La acuicultura, por ejemplo, es una alternativa viable, que puede producir alimentos saludables sin contaminar los océanos. Sin embargo, es importante asegurarse de que la acuicultura sea sostenible y esté enfocada en la preservación del medio ambiente.

Otra alternativa es la promoción de una alimentación diversificada. Consumir diferentes tipos de alimentos y reducir el consumo de productos de pescado contaminados con mercurio puede reducir la exposición a este tóxico.

Conclusión

La presencia de mercurio en los océanos es un problema global que tiene graves consecuencias para la vida marina y para la salud humana. Es importante que se tomen medidas para limitar la emisión de mercurio en el medio ambiente y para reducir la exposición de los seres humanos al mercurio.

Además, es esencial fomentar la pesca sostenible y promover alternativas innovadoras para producir alimentos saludables. El mercurio en los océanos es una amenaza real para nuestro medio ambiente y es nuestra responsabilidad tomar medidas para reducir su presencia en la cadena alimentaria marina.